Campeones o cómo recibir una lección de moralidad en dos horas.

Comparte

Pocas películas me han
hecho pasar dos horas de diversión reflexionando a la vez como esta.
Aprovechando a que era la
fiesta del cine decidí ir a ver esta película ya que sabia mas o
menos de que iba y pensé que me podría gustar.
Si que es verdad que soy
muy sensible y sabía que igual lloraba pero ha merecido la pena.
Campeones no es sólo una
película, es una lección de moralidad y educación, una película
que deberíamos ver todos.
El protagonista que
ademas está muy bien interpretado es una entrenador de baloncesto
que debido a las diferencias que tiene con el primer entrenador de su
equipo se emborracha y tiene un accidente triplicando la tasa de
alcohol por encima de lo permitido.
Así que le ponen una
condena en la que tiene que pagar los desperfectos ocasionados y tres
meses de servicios a la comunidad a modo de alternativa para evitar ir a la cárcel, con un grupo de personas de
discapacidad mental.
Cuando llega al lugar en
cuestión se encuentra con que tiene que enseñar a un grupo de
personas a que se sientan como un equipo por medio del baloncesto.
Esto al principio se le
hace muy cuesta arriba por que nunca ha tratado con personas que
tienen una discapacidad, él esta acostumbrado a entrenar a jóvenes
estudiantes.
Lo que la película nos
va a enseñar precisamente es la evolución de este entrenador
entendiendo, comprendiendo y ayudando a este grupo de personas que en
un principio no sabía como afrontar.
Vamos a ver como Marco
Montes que es una persona infantil, egoísta, insensible e inmadura se
supera personalmente y deja los prejuicios a un lado consiguiendo
hacer de unas personas que ni siquiera sabían votar un balón un
equipo que podrá jugar al baloncesto.
Pero el hecho de que
sepan jugar al baloncesto es lo de menos, es lo valores que han
enseñado al público mientras esto sucedía.
La frase que más me ha
marcado de la película ha sido, “salimos a ganar, no salimos a
humillar” de Collantes.
Demuestra como se puede
ser competitivo sin humillar ni tratar a nadie de una manera
despectiva, y eso lo que enseña es que se puede vivir sin tener que
sentirse superior a los demás. Acostumbrados a la competitividad del
día a día, a como nos enseñan a ser.
Me pareció increíble
cómo de un tema tan delicado se ha conseguido hacer una comedia que
ha hecho reír y emocionar al público a partes iguales.
Es una película que
recomiendo muchísimo, hasta el punto de que lo primero que hice al
salir del cine fue llamar a mi madre para decirle que fuera a verla en cuanto pudiera.
En serio si no la habéis
visto aún, no sé a que estáis esperando 🙂 🙂
Al menos en mi ciudad
hasta hoy es la fiesta del cine y por un precio muy reducido puedes
ir a verla!
Esto sería todo por hoy,
¡te deseo que pases un muy feliz miércoles!


Comparte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here