Cómo hacer el té perfecto

En este artículo vamos a explicarte cómo puedes preparar una taza de té con el mejor sabor y manteniendo todas sus propiedades intactas.

Qué necesitas

Lo mejor de esta receta es que apenas necesitarás materiales para conseguir un resultado de calidad. Eso sí, es fundamental que dispongas de una tetera de hierro fundido, puesto que son las que mejor distribuyen el calor.

Además, te recomendamos que escojas una taza de agua que ya haya sido filtrada previamente. Así, eliminarás las posibles impurezas presentes en el líquido. Pero no solo eso, un agua de calidad tenderá a ofrecerte un mejor sabor cuando tengas lista tu bebida. Ten en cuenta que algunos productos químicos empleados para clorar el agua no se evaporan con el calor y se quedan presentes en el líquido restante.

También es importante que cuentes con un té de calidad, ya que la materia prima es crucial para que obtengas un sabor exquisito.

A la hora de comprar el té, tendrás la posibilidad de adquirir las bolsitas que vienen preparadas por el fabricante. Es la opción más habitual y está disponible en cualquier tienda o centro comercial. No tiene por qué significar que su calidad sea más baja, y de hecho son totalmente válidas.

Sin embargo, si lo que buscas es obtener la mejor experiencia, nuestra recomendación es que acudas a una tienda especializada donde te vendan el té a granel.

Cuando tengas listos todos los materiales, introduce el té en el infusor. Así, las hojas de té se desplegarán más fácilmente. Ajusta la temperatura para que el agua comience a calentarse, pero sin que lo haga demasiado deprisa. De ese modo, conservarás todas las propiedades de la variedad que hayas seleccionado.

Establece la temperatura

¿Sabías que no todas las variedades necesitan la misma temperatura? Seguramente, en el paquete aparezca la temperatura adecuada a la que debes servir tu bebida. No obstante, si lo has comprado a granel, pregunta en la tienda sobre este dato. La temperatura del agua tiene una incidencia fundamental a la hora de preparar el té.

Una vez que hayas conseguido establecer la temperatura correcta, comienza a contar durante algunos minutos para mantener el té a remojo. Al igual que ocurría con la temperatura, el tiempo que debes esperar es variable. Por norma general, no debe exceder de cinco minutos.

A continuación, cuela todos los sólidos que hayan quedado en tu tetera y vierte la bebida entre todas las tazas.

Tras estos pasos deberías conseguir una bebida de gran calidad. Las teteras de hierro fundido son la mejor opción para ello, ya que el hierro es un metal que transmite muy rápidamente el calor. Por tanto, desde el momento en el que el fuego comience a incidir sobre la parte inferior, tardará tan solo unos pocos segundos en distribuirse por el resto de la superficie.

¿Te ha gustado nuestro post? Trabajamos cada día para ofrecerte las mejores recetas y técnicas a la hora de cocinar. Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros a través de los comentarios y te ayudaremos a conseguir el mejor resultado. A la hora de preparar el té, todos los detalles son importantes.

Subscribe

Otros artículos

Seduciendo con estilo: el regalo ideal para San Valentín

San Valentín está a la vuelta de la esquina...

Sumérgete en el Mundo de Barbie

La película de Barbie que se estrenó hace unos...

¿Quién es Miguel Berzal de Miguel, conocido como El alma artística?

Miguel Berzal de Miguel, conocido como El alma artística, es...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí