Crea tu propio vino y sorprende a tus invitados

Camera prints of an year full of memories around the world
Cada vez es más dificil elegir un detalle para regalar a nuestros seres queridos porque hoy en día todos tenemos de todo. Por eso, las botellas de vino vienen siendo una tendencia a la hora de elegir un regalo.
Cada vez más personas se suman a la elección de vinos personalizados para sorprender a sus amigos y familiares. Hay que tener en cuenta que es un regalo útil porque se puede consumir y un recuerdo bonito ya que se puede conservar la botella.
Una buena botella de vino personalizada no solo es un regalo original sino que también es algo personal al poder dar tu toque eligiendo la etiqueta y la contraetiqueta.
También puedes elegir el tipo de vino que quieras, el vino blanco es perfecto para acompañar pescados y mariscos. Por el contrario el vino tinto es más elegido por los que prefieren consumir patés y quesos.
El vino rosado también es una muy buena opción para platos más ligeros que no tengan sabores tan fuertes y para acompañar platos de carne puedes elegir Vino Espumoso Reserva.
Después de elegir el tipo de vino y de colocar la etiqueta, también puedes seleccionar el color de la cápsula. De esta manera estarás creando un detalle único y especial que demuestra que has pensado en esas personas a las que se lo regalas.
La variedad de vinos lo que demuestra es que puedes crear la botella perfecta para quien tú quieras, por este motivo, este detalle cada vez es más elegido para entregar como obsequio en distintos eventos como bodas, regalos de empresa o cumpleaños.

Cómo elegir el mejor vino según los gustos de cada persona

Si el vino está pensado para tomar en un aperitivo lo mejor es elegir un vino blanco seco, espumoso o un vino tinto joven.

El marisco marida muy bien con sabores ácidos por lo que los vinos blancos jóvenes también son muy buena opción. Las ostras por ejemplo, van muy bien con vinos espumosos secos o vinos blancos.

Para el pescado se suelen elegir vinos blancos afrutados. Si el pescado va aderezado con limón o naranja, la opción más escogida es un Muscat seco.

El salmón por el contrario, al ser un pescado muy graso casa muy bien con vino tinto o rosado, al igual que los ahumados o el pulpo.

Para las ensaladas y verduras tenemos también múltiples opciones según los ingredientes de los que estén compuestos los platos. Las salsas picantes, los espárragos, alchachofas y huevos estropean el sabor del vino por lo que si vamos a consumir un plato así, lo mejor es elegir un vino blanco y seco.

Los arroces y la pasta también se pueden acompañar con distintos tipos de vino dependiendo de los ingredientes del plato. Si el plato está formado por pasta con verduras o salsa de tomate, se suele elegir un vino rosado o tinto ligero.

En el caso de las paellas o pastas marineros se suele elegir un vino blanco ligero aromático y frutal, al igual que si consumimos plasta fresca o la salsa es más cremosa como por ejemplo, la formada por nata y queso.

Read more...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here