Las protagonistas femeninas en el mundo del cine y las series

Hasta hace unos años era bastante habitual en el cine encontrar mujeres que ejercían papeles secundarios o estereotipados a lo que la mentalidad del siglo XX venía marcando. Afortunadamente, en estos momentos, cuando ponemos una película o una serie cada vez hay más personajes femeninos con papeles protagonistas.

Ya sea por su valentía, frialdad o su manera de vestir o pensar, muchas protagonistas están pensadas para calar en las espectadoras. En este post vamos a hacer un pequeño repaso a las que pensamos que han sido las principales artífices de esta nueva tendencia.

Anastasia Esteele. En ella podemos encontrar una chica tímida y sumisa que accede a las peticiones sexuales de Christian Grey y durante toda la película podemos ver como la joven duda sobre si lo que hace está bien o mal por su inexperiencia en el ámbito sexual.

Blair Waldorf. Es una chica refinada de clase alta. O a eso es a lo que la han enseñado. El buen gusto y la clase que ha aprendido desde pequeña no quitan que sea una persona que a pesar de su juventud no tiene problemas en enamorarse y mantener relaciones.

Serena Van Der Woodsen. Al igual que Blair Waldorf es una chica de clase alta a la que las buenas maneras que le han enseñado no influyen a la hora de relacionarse con otros hombres.

¿Que tienen en común todas estas protagonistas?

Que se enamoran de manera inevitable de la figura masculina que ha venido a denominarse como el “empotrador”.

Parece ser que existe una relación inseparable entre empotrador-novela romantica. Cada vez es más habitual que en las películas, series y libros, encontremos a un protagonista que reacciona a ciertos estímulos de la misma manera.

Chuck Bass y el Señor Grey son esa clase de hombres que representan perfectamente el papel de esta figura que cada día es más normal encontrar en cualquier forma en la ficción.

Normalmente suelen ser hombres fuertes, altos, morenos y demasiado atractivos. Además, suelen ser personas influyentes, con alta posición social de los que se esperaría cualquier cosa menos eso.

En las películas, libros y series se les reconoce por su toque de misterio, su media sonrisa, la seguridad en sí mismos y la capacidad que tienen para identificar lo que la otra persona quiere.

Su poder de seducción no conoce los límites y saben exactamente qué decir en cada momento. No suelen tener hábitos insanos ni abusar del alcohol por lo que son plenamente conscientes en todo momento de lo que hacen.

Es precisamente el interés que ocasionan en el género femenino lo que hace que muchas mujeres pierdan el control sobre sí mismas dejando de lado su vida familiar en caso de que la tengan o sus relaciones de bastantes años.

Sin embargo, es un cliché bastante enquistado en los últimos años, y que dista bastante de lo que debería ser cualquier tipo de relación sana entre dos personas. No obstante, llama la atención como este género está tan de moda. ¿Qué os parece?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here