Arantxa Cañadas se inicia en el Coaching y sube su primer podcast

A mí hay algo que me pone muy nerviosa de los influencers. No es que me caigan mal, es que no son conscientes de que lo que hacen puede traer consecuencias y nada buenas. A la mayoría se les ha metido en la cabeza que tienen el poder de “influenciar” y más de una se está empezando a creer “superman” intentando cambiar el mundo.

Ya se criticó a Arantxa cuando le dio por ir de nutricionista en su etapa “realfooder”, y ahora parece ser que quiere ampliar horizontes y se está sumando al “coaching”. A mi personalmente esto me supera porque algo tan delicado como es la mente, debería quedar en manos de profesionales.

Con esto del coaching y del positivismo Arantxa se está sabiendo cubrir las espaldas ya que dice que está sacando un Master de Pensamiento Positivo que la acredita a meterse en estos terrenos tan complicados. Pero ya os digo yo que no.

Quiero aclarar que el coaching no está reglado en España. La formación en coaching depende de cursos y programas organizados por instituciones privadas muy variadas que emiten sus correspondientes certificados.

Los problemas como la gestión de las emociones y de los pensamientos, la ansiedad o el estrés deben de ser tratados por PROFESIONALES que hayan estudiado para ello, y que sepan tratar al cliente, no por gente que se saca cursos bajo el lema “Tu puedes con todo.”

Además muchas personas que han hecho estos cursos de entrenamiento, han afirmado que es algo que nadie suspende porque no se puede suspender ya que consiste en practicar entre compañeros. Lo que da a entender que cualquiera puede estar preparado para tratar los problemas de la mente y siento deciros que esto no es así.

Porque ellos lo que predican es eso, que todo el mundo puede con todo, que no hay que estar nunca triste, y que es malísimo tener pensamientos negativos. Cuando precisamente, lo que hay que aprender es que cada persona lleva su tiempo, su ritmo, y que todos tenemos derecho a llorar, a tener un mal día, y no por eso somos peores personas. Ni somos débiles ni ninguna otra historia que intentan vender.

A muchas personas entrar a instagram y ver que todo el mundo exige felicidad, porque el término es ese, no ayuda a nada. Cada persona tiene sus circunstancias, tiene sus problemas emocionales y no podemos pretender despacharlos a través de podcast o stories de instagram.

Y ojalá alguien empiece a controlar esto porque bastante difícil es estudiar psicología, acabar la carrera y ejercer de ello después de todo el esfuerzo que conlleva, como para que encima ahora, vengan influencers de turno con un curso de coaching de “medio año” a decirnos dónde está la clave del éxito personal y cómo conseguirlo.

Además en su podcast Arantxa, alardea de poder ayudar a la gente y de animar a todo el que la escucha a cambiar el mundo. Cuenta su experiencia en la que ha trabajado duro para montar su empresa y basándose en eso cree que todo el mundo puede conseguir lo que quiera.

No quiero que parezca que me meto con Arantxa , ella no es la primera que hace esto, lo que pasa que es la más reciente ya que dio la noticia de su podcast anoche.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here